Tarde, mal y a rastras

Posted by Kitara Julian On 1:27 AM
Por motivos variados que no vienen al caso, porque tampoco es plan que os cuente aquí mis penas, no he podido ver con la tranquilidad que merecen los desfiles de Alta Costura.
Y me da rabia porque en esta temporada ha habido cosas que merecen un repaso así que ahí va.

DIOR

Galliano descubre que, profundizando en el legado clásico del maestro Dior, puede vestir solo a medias a sus clientas (sin parte de arriba o de abajo) y a así a la vez venderle bragas-fajas "haute couture" con liguero incluido, cobrando lo mismo que por el traje completo, claro está. Algo que imagino que sus jefes considerarán una gran idea en estos momentos de crisis.


Además, estoy convencida que él como todos los demás no ha sido inmune a este revival de los 80 que estamos viviendo y que guiado por su buen criterio el disco que hizo que Madonna diese el primer paso hacia lo que es hoy en día ha sido otra de sus fuentes de inspiración.


CHANEL

Karly vuelve a sus fueros habituales, y en una pasarela presidida por el verdadero icono de la casa, su perfume Nº5


GIVENCHY

En algunas marcas el legado del fundador y los archivos son la base del trabajo y del estilo de la marcar, este no es el camino que ha seguido Tisci en Givenchy. Y es que en algunas ocasiones es mejor que el diseñador explore su mundo interior para crear un nuevo estilo, que en el caso de Ricardo es negro, dorado y con tachuelas.


Inspirándose en Marruecos y las joyas bererberes, crea una colección sobria, con poco colorido pero en absoluto discreta. Las voguettes se van a volver locas.


JEAN PAUL GAULTIER

Cuando un diseñador anda escasito de inspiración parece que todos se acuerdan de los años dorados de Hollywood. La ropa era femenina, favorecedora, elegante. Y parece que esto ha sido loque le ha pasado a Jean Paul Gaultier ya que la colección que presentó tenía un pizca de Mae West, un chorrito de Barbarella y un toquecito de la gran Bette en los hombros.

No ha sido su mejor colección, ni de lejos.

ELIE SAAB


El libanés presenta una colección absolutamente blanca, que podría reciclar para la pasarela de novias, pero que es una pequeña maravilla. Cada salida tiene su propia entidad, su propio estilo, sus detalles, pero que el color blanco une y da coherencia.

Una de las gratas sorpresas de esta temporada.

VALENTINO


Parece ser que la inspiración para esta colección ha sido el "Ascot negro" de 1910 en el que todos los asistente vestían de luto por la muerte del rey Eduardo VII. Lo que no sé es si al Valentino de verdad le convencerá esta colección que más que de su legado parece haber salido de los talleres de Marchesa.

¿Habrán recibido Pier Paolo y Maria Grazia ya una cartita del señor naranja dando sus opiniones?


CHRISTIAN LACROIX

Independientemente de si consigue relanzar su marca, este siempre será el desfile que hizo con retales, zapatos prestados, con las modelos defilando gratis y en la que a todos los que nos fascina el barroquismo de Lacroix alucinamos con el vestido de novia digno de la Virgen de la Macarena.


Pero también es la demostración palpable de que la moda, antes que arte y cualquier otra cosa, es un negocio que tiene que dar beneficios, y que lo más importante es vender. Y que si vendes y además eres un genio, pues estupendo. Pero si vendes y lo que haces no tiene ningún interés más allá de la pura tendencia, estupendo también.

0 Response to 'Tarde, mal y a rastras'

Post a Comment