23 años después

Posted by Kitara Julian On 3:50 PM

En 1987 Christian Lacroix inauguró su propia casa de alta costura, con su propio nombre. Todos sabemos cómo acabó esa aventura, pero muchos no saben qué pasó justo antes de que empezase.

Tras pasar por Hermès en los 70, en 1981 pasa a ser el diseñador de alta costura para Jean Patou, un diseñador que a principios del siglo XX se había hecho popular principalmente gracias a sus prendas deportivas y sobre todo al vestir a la tenista Suzanne Lenglen, la primera estrella en la historia del tenis femenino, con faldas plisadas blancas y chaquetas de punto del mismo color, añadirle al look una cinta para el pelo, y principalmente por sus camisetas sin mangas que mostraban sus hombros lo supuso una verdadera revolución para la moral de la época.


Su éxito en la casa es brutal, cautivando a la crítica y a sus clientas con sus fuertes colores, sus llamativos complementos y su controvertida falda "pouf" y en 1987, una semana después de su último desfile para Jean Patou se marcha para crear su nueva firma bajo el ala del grupo LVMH.


Esa última colección no se llega a poner a la venta ni se produce porque los dueños de Patou demandan a Lacroix (y ganan 6 millones de dólares) por romper su contrato. Nunca es fabricada y supone también el fin de la casa (hasta que algún día alguien decida resucitarla, que ya sabéis que es tendencia).


Pero hace unos días, esta colección, formada por cincuenta vestidos (todos piezas únicas), sombreros y joyas ha sido vendida en una subasta por más de 168.000 euros. El precio record fue para el vestido llamado "Pourquoi pas", un vestido de noche con estampado "toile de Jouy" y escote asímetrico por el que se pagaron 10.228 euros, aunque varias piezas rondaron o sobrepasaron los 7.000 euros.


En estos tiempos en los que las celebrities van a los desfiles con ropa que aún no ha sido presentada, que una colección tarde 23 años en ser vendida no deja de ser curioso.

Pulsando aquí podeis ver casi todos los modelos que fueron subastados, así como sus curiosos nombres y una pequeña descripción de la prenda.

0 Response to '23 años después'

Post a Comment